Ante el incremento del crédito al consumo. Consejos para evitar el endeudamiento

Las entidades financieras se lanzan a incrementar sus carteras de créditos al consumo, mucho más rentables que las hipotecas, por los bajos tipos de interés de éstas. Así, a los tipos del entorno del 2% de las hipotecas, con los créditos al consumo el rendimiento sube por encima del 8%; o al 20% de la financiación con tarjetas y créditos rápidos. Pese a que el volumen total de crédito desciende desde el principio de la crisis, el crédito al consumo ya crece con firmeza. Aumenta el riesgo de sobreendeudamiento de personas y familias; por lo tanto, de llegar a situaciones difíciles en las que los compromisos de pago pueden comprometer seriamente las finanzas personales y familiares.

El Observatorio de la Financiación Familiar de Agencia Negociadora ha elaborado un decálogo para evitar el sobreendeudamiento. Se trata de una serie de consejos que esta entidad proporciona a sus clientes. Estos consejos son:

  1. Realizar un presupuesto mensual de las finanzas. Así se sabrá de cuánto se dispone para gastar y ahorrar. Además se podrá visualizar en qué epígrafes se dispone de la mayor parte de recursos y hacer recortes si es posible.
     
  2. Crear un hábito de ahorro.Generar un fondo de emergencia para atender los imprevistos que inexorablemente llegan. Hay que contemplarlo como parte del presupuesto y tratar de que sea de al menos el 10% de los ingresos.
     
  3. Realizar un examen de las deudas, con el fin de ver cuáles pueden liquidarse más rápido y si conviene y es posible consolidarlas o renegociarlas.
     
  4. Realizar un plan financiero. Es útil a la hora de establecer cuánto es el ingreso disponible para el pago de esta nueva deuda. El pago de todos los créditos no debe rebasar el 30% de los ingresos mensuales, así que la recomendación fundamental es no gastar más de lo que gana, ya que en algún momento su situación dejara de ser sostenible.
     
  5. Revisar productos financieros como tarjetas de crédito y débito con el fin de mantener sólo aquellos que realmente se utilizan. No caer en la tentación de aceptar préstamos que no hayas solicitado y que seguramente sean prescindibles.
     
  6. Planificación de las compras. Planificar las compras a un plazo en el que no se apliquen intereses, que suelen ser tres meses. Es importante que para gozar verdaderamente de este beneficio se pague cada mes lo correspondiente, así se evitará pagar intereses. Es decir, no utilizar las tarjetas como medio de financiación, por los altísimos intereses que se apliquen.
     
  7. Vivir al contado, en la medida de las posibilidades de cada uno. Por eso resulta importante evitar comprometer nuestros ingresos futuros al pagar con una tarjeta de crédito. Si se desea comprar es mejor hacer un plan y ahorrar. Quizá lleve más tiempo pero la satisfacción será mayor.
     
  8. Dedicar ingresos extra a reducir deuda. Conviene dedicar ese dinero extra pago de deudas a fin de liquidarlas lo más rápido posible. Y, por supuesto, no pedir un crédito para pagar otro. Esto es como tapar un agujero abriendo otro, a menos que ayude verdaderamente para sanear efectivamente tus deudas.
     
  9. Priorizar los gastos (alimentación, transporte, pago de deudas, etc.): eliminar los gastos superfluos que representan fugas de dinero y están causando quebrantos en la economía familiar o personal.
     
  10. Buscar y comparar antes de comprar. Con los comparadores que actualmente hay en Internet es una tarea sumamente sencilla. A veces la diferencia en el precio es muy significativa.
< < Regresar
Solicitud Estudio gratuito



 Compañía inscrita con el nº 195/2011
en el Registro Estatal de Empresas
previsto en la Ley 2/2009 de 31 de Marzo.