El mal endeudamiento es el nuevo sobreendeudamiento.

La financiación más fácil de conseguir es la más cara y con más riesgo de ser impagada.

Agencia Negociadora recomienda seguir el criterio de la “escalera del endeudamiento”.

El total de la financiación al consumo asciende ya a cerca de 75.000 millones de euros y es el 10% del total del crédito a los hogares. El crédito al consumo crece con tal fuerza que ha aumentado un 30% desde 2014, cuando marcó mínimos.

En este contexto, vuelve a crecer, y lo hace con cierto riesgo, la burbuja del endeudamiento. La proliferación de oferta crediticia no tradicional no ayuda a tener un endeudamiento ordenado, y el hecho de no serlo lo convierte automáticamente en endeudamiento malo: pernicioso, peligroso y muy doloroso a medio plazo. Es la razón por la que empieza a cobrar más importancia la naturaleza de la deuda personal o familiar que su cuantía total. O, lo que es lo mismo, llega la hora de alertar del mal endeudamiento, que, según Agencia Negociadora, es el nuevo sobreendeudamiento.

¿Cómo evitarlo? Agencia Negociadora recomienda seguir el criterio de la “escalera del endeudamiento”.

La escalera del endeudamiento.

Es un sistema que propone analizar con un criterio racional la naturaleza de la deuda que se pretende contraer por tipología de aplicación del crédito, dando por descontado, en primer lugar, el buen juicio en el destino de los fondos obtenidos, si bien ese supuesto muy posiblemente se vaya diluyendo según se asciende por la escalera. La escalera refleja la premisa financiera de que la deuda más fácil de obtener es la más cara y difícil de devolver.

  • PELDAÑO 1: HIPOTECA. El peldaño más bajo de la escalera está ocupado por la deuda más barata (aunque de mayor cuantía), que es la hipoteca, concedida por los bancos y por lo tanto sujeta a estudio y análisis de la capacidad de reembolso a medio y largo plazo. Es la deuda razonable y responsable cuya amortización es prioritaria. Tipo de interés en el entorno del 2%
  • PELDAÑO 2: CRÉDITOS PERSONALES BANCARIOS. En el siguiente escalón se encuentran los préstamos y créditos personales concedidos por entidades financieras. De importe y plazo de amortización inferior, pero con un precio mayor; también sometidos a estudio pero con criterio de concesión más laxo. Se utilizan para la compra de un vehículo, o para una reforma en el hogar, por ejemplo. Tipo de interés en el entorno del 8%.
  • PELDAÑO 3: CRÉDITOS PRECONCEDIDOS. Más arriba encontramos los créditos preconcedidos de nuestro banco. Se puede formalizar por internet; son cantidades no muy grandes, pero ya rondan tipos de interés del 10%. El criterio para su concesión se basa en un análisis automático del perfil financiero del cliente del banco. En este escalón comienza lo que podríamos llamar “mal endeudamiento”.
  • PELDAÑO 4: FINANCIACIÓN AL CONSUMO. Proviene de las financieras de los grandes almacenes, de las marcas de coches, así como de algunos de los llamados créditos rápidos. Es lo que se usa, por ejemplo, para financiar el viaje de las vacaciones de verano. En este peldaño el criterio de concesión es más laxo. Basta con la nómina y el DNI. La tramitación es rápida. El precio, alto, como lo es también el riesgo de impago por ser un dinero de más fácil. Los tipos que se pagan oscilan entre el 10% y el 20%
  • PELDAÑO 5: TARJETAS REVOLVING. Son créditos en forma de tarjeta de crédito que concede una entidad ajena a nuestro banco (o nuestro propio banco), con el supuesto atractivo de que se paga una cuota fija independientemente de la cantidad dispuesta del crédito. En caso de impago de las cuotas, los importes se capitalizan, con sus intereses, como nuevo principal, con el resultado de que es prácticamente imposible dejar de pagar algún día. Los tipos nominales son superiores al 20%, pero pueden superar el 35% si sobrevienen los impagos. Es el tipo de deuda que se eterniza y más compromete la capacidad financiera de las familias.
  • PELDAÑO 6: MICROCRÉDITOS. Cantidades pequeñas, a devolver en un mes, con tipos superiores al 1.000% (2.000% TAE), solicitados con una llamada y concedidos al instante. La cumbre del mal endeudamiento. Se suele refinanciar con aumento de pago por intereses.

Como puede verse, endeudarse mal es independiente de los importes. Por eso el mal endeudamiento es el nuevo sobreendeudamiento. Endeudarse mal es distinto que endeudarse mucho. Es no aplicar criterio alguno a la fuente de la financiación, al uso del dinero obtenido, a su coste y a la manera en que hay que devolverlo. Es el origen de la bola de nieve.

< < Regresar
Solicitud Estudio gratuito



 Compañía inscrita con el nº 195/2011
en el Registro Estatal de Empresas
previsto en la Ley 2/2009 de 31 de Marzo.