Conócenos

Las dos caras del Sernac Financiero

15/03/2012,La Nación, Roberto Valencia.

Descargar en formato PDF   

El Sernac Financiero era una institución que el país necesitaba, ya que el sistema dejaba abiertas ciertas puertas que podían llevar a confusiones, o derechamente a malas prácticas. Por eso, desde que se puso en marcha, muchos han visto con buenos ojos lo que podría ocurrir en el futuro, aunque queda mucho camino por recorrer.

Sin duda, el Sernac Financiero cambiará las políticas de los bancos, casas comerciales, cooperativas y mutuarias. Ahora estas instituciones no podrán actuar autónomamente en el ofrecimiento o venta de sus productos adicionales, pues desde la vigencia de esta nueva ley, existen reglas claras y estándares que deben ser cumplidos por todos, sin excepción; pero tampoco debemos cegarnos. En este país abundan las ventas atadas –llámese así o de otra forma. Desde el auto nuevo que obliga para mantener la garantía, la mantención en el taller de la marca, hasta las ventas de las empresas telefónicas y sus packs hogar, entre otros. Esto no debe ser necesariamente considerado como algo negativo de por sí, pues muchas veces, permite al mismo cliente obtener ciertas ventajas, que contratando cada producto por separado sería difícil de conseguir.

Por lo anterior, me parece correcto una fiscalización que regule el abuso. Sin embargo, hay que tener cuidado de no dejar al margen a los clientes de productos y servicios atractivos por el solo hecho que un ente fiscalizador puede determinar que se están vulnerando sus derechos. Desde mi punto de vista, hay que fomentar la autonomía y la libertad de poder elegir productos por si solos o en conjunto, siempre con toda la información clara y a la vista.

Ya ha pasado una semana y si bien aún está en marcha blanca, lo importante es que las condiciones de las empresas van a cambiar, para bien y para mal. Por un lado, se ofrecerá y estandarizará la información de los servicios (créditos y otros) entregando una costo total (CAE), lo cual es bueno; lo negativo radica en que las instituciones financieras indudablemente cambiarán sus políticas, lo cual podría implicar adoptar normas más restrictivas, lo que traería como consecuencia el encarecimiento de ciertos productos, la dificultad de acceso y el perjuicio de muchos chilenos pertenecientes a nuestra importante clase media.

Descargar en formato PDF 

< < Regresar



 Compañía inscrita con el nº 195/2011
en el Registro Estatal de Empresas
previsto en la Ley 2/2009 de 31 de Marzo.
Solicitud Estudio gratuito