Conócenos

Sin subida de tipos a la vista ni remontada, el euríbor rebaja, pero menos, la hipoteca

02/11/2021, EL Confidencial, E. Sanz

El euríbor seguirá en negativo, al menos, un par de años más. Este indicador, que es la principal referencia de las hipotecas a tipo variable en España, lleva instalado cerca de mínimos un año, sin grandes fluctuaciones ni al alza ni a la baja.

El miedo a la inflación en Europa y la posibilidad de que el Banco Central Europeo (BCE) pueda subir los tipos de interés podrían cambiar el rumbo del euríbor, pero los expertos consultados no observan grandes cambios en este sentido, al menos, en el corto plazo, lo cual son buenas noticias para miles de hipotecados a tipo variable, ya que, aunque el ahorro en la cuota hipotecaria cada vez es más estrecho, al menos no sufrirán una brusca subida en los próximos meses. Ni siquiera, incluso, durante los dos próximos años.

De hecho, Bankinter, en sus últimas previsiones, prevé un euríbor en terreno negativo, al menos, hasta 2023. Así, por ejemplo, espera que despida este año en el -0,45%, mientras que para 2022 estima un -0,32% y en 2023; un -0,18%. "El euríbor irá anticipando la política monetaria del BCE y si espera que suba los tipos, tenderá a subir, pero eso, a día de hoy, no lo contemplo", asegura Rafael Alonso, analista de banca, del departamento de análisis y Mercados de Bankinter, quien tampoco estima que la autoridad monetaria europea mueva ficha, al menos, hasta 2024, y si así lo anticipa el euríbor, la recuperación del índice, según este experto, la veríamos a partir de 2023.

Sobre el entorno fuertemente inflacionista en Europa, Alonso considera que a pesar de lo elevado de las cifras en la eurozona, no perdurará en el tiempo en niveles tan elevados como para obligar al BCE a subir los tipos de interés. De hecho, la propia Christine Lagarde, presidenta del BCE, reconocía esta misma semana que espera que a lo largo de 2023 se reduzcan las presiones inflacionistas en la eurozona, descartando un giro en la política monetaria en Europa que pueda traer consigo una subida de los tipos de interés en próximo año.

Luis Javaloyes, director general de Agencia Negociadora, coincide con el analista de Bankinter. "Para 2022, está todo en el aire. Parece que el euríbor seguirá su senda ascendente, aunque la velocidad en el incremento depende de muchos factores. Por ejemplo, el 'tappering' o fin de los estímulos económicos, ya anunciados en Estados Unidos. Una situación que ya están descontando los tipos de interés".

Según este experto, también será clave, como indica Rafael Alonso, ver la posición del BCE y seguir de cerca la evolución de la inflación. "Ha de dilucidarse si es meramente coyuntural. Nada rema a favor, de momento, ya que no solo es grave la crisis energética, un auténtico invitado inesperado que puede causar estragos, sino la crisis de suministros y la escasez de bienes en muchos mercados", recuerda Javaloyes. "A todo esto", prosigue, "habrá que estar pendientes de la fluidez en la llegada de los fondos europeos para la recuperación y de la evolución del desempleo, que es lo que realmente frena el crédito". Recta final de año tranquila para el euríbor

En este contexto, y en lo que queda de año, las fluctuaciones previstas por el euríbor por los expertos serán muy suaves y con escaso impacto sobre el bolsillo de los hipotecados.

"En el mes de octubre, el indicador continúa al alza con una tasa media provisional del -0,474%, un dato ligeramente inferior al que se alcanzó el mes anterior (-0,492%). Este cambio de tendencia que se originó en septiembre y que también se espera en octubre, tendrá como consecuencia un menor ahorro en comparación con meses anteriores, pese a que los créditos hipotecarios que se revisen de forma anual todavía podrán percibir un pequeño ahorro, puesto que el año anterior la tasa se situaba en -0,466. Algunos analistas auguran que para los próximos años se pueda llegar a alcanzar una ligera subida, pero sin llegar a ser positiva", destaca a El Confidencial Sergio Carbajal, responsable de hipotecas de Rastreator.

Por lo pronto, según datos de iAhorro, y a pesar de que el dato de octubre de este año es muy similar al del año pasado, los ciudadanos que tengan que revisar su préstamo este mes sí que notarán una pequeña rebaja en sus cuotas. Un ahorro que podría rondar entre los 10 y los 30 euros al año.

Así, para una hipoteca de 150.000 euros a 30 años con un diferencial de euríbor +0,99, los hipotecados pasarán de pagar 537,59 euros al mes a 536,76 euros, lo que supone un ahorro de 0,83 euros al mes o lo que es lo mismo, 9,96 euros al año. En el caso de un préstamo de 300.000 euros a 30 años con un diferencial de euríbor +0,99, pagarán ahora 1.073,52 euros frente a los 1.075,8 euros que han pagado en los últimos 12 meses. Esto supone un ahorro mensual de 2,28 euros que en el conjunto del año asciende a 27,36 euros.

El ahorro en los bolsillos cada vez es más reducido, ya que como se puede apreciar en el gráfico superior, la brecha entre los niveles de hace un año y los de ahora se han estrechado, hasta el punto de que si el euríbor continúa subiendo, aunque sea ligeramente, en noviembre podría situarse por encima de los niveles de noviembre del año pasado y poner fin a las rebajas en las hipotecas.

"En estos meses, empezamos a notar que los descensos de las cutas ya son mucho más pequeños porque tampoco queda mucho margen de maniobra, lo importante es que siguen bajando y aún no hemos tenido ningún mes en el que haya cambiado esta tendencia", añade Simone Colombelli, director de hipotecas de iAhorro, quien al igual que Luis Javaloyes y Rafael Alonso no prevé subidas de los tipos de interés ni cambios significativos en el mercado que puedan producir oscilaciones bruscas en el euríbor.

"En los últimos días se está hablando de un posible aumento del precio de la cesta de la compra ante la subida de la energía y las materias primas. Esta noticia también impacta en el euríbor. S los precios siguen subiendo habrá que ver qué decisión toma el BCE en cuanto a su política de tipos de interés. Puede seguir el plan establecido o puede dar una vuelta de tuerca a su estrategia con una subida de tipos para controlar la inflación. Esto podría provocar que el euríbor comenzará a subir más ágilmente de lo que lo ha hecho hasta ahora", explica el director de hipotecas de iAhorro que, sin embargo, no cree que vaya a producirse en el corto plazo.

"En lo que queda de año no se esperan grandes movimientos, pero sí podría marcar la agenda de los próximos meses del BCE y por tanto la del principal indicador de las hipotecas variables".

Tipos históricamente bajos en las hipotecas

Por lo pronto, el euríbor en mínimos sigue jugando a favor de una oferta hipotecaria muy atractiva, con tipos de interés históricamente bajos y una firme apuesta de la banca por el tipo fijo.

"Lo más significativo a corto plazo es el sprint salvaje que vamos a ver en la concesión de hipotecas hasta final de año", asegura Luis Javaloyes. "Algunas entidades han autorizado ofrecer tipo fijo por debajo de 0,80, más allá de las ofertas que publicitan, eso sí, solo con clientes que la banca consideran de muy bajo riesgo. No creo que veamos ese precio en ofertas de las entidades, pero se va a aplicar".

Y es que, según Colombelli, la recta final de año será muy interesante. "El último trimestre del año sigue siendo muy importante para cumplir los objetivos y los bancos suelen poner toda la carne en el asador. Para este final de trimestre algunas entidades ya están apostando por la rebaja de los tipos de interés que conoceremos en los próximos días". Las hipotecas a tipo fijo siguen siendo las grandes beneficiadas. "Los tipos de interés siguen siendo favorables, ya que tal y como desprenden los últimos datos del INE, el número de hipotecas constituidas sobre viviendas es de 33.105, un 66,9% más que en agosto de 2020, por lo que se demuestra una mayor demanda en la oferta hipotecaria", destaca Carbajal.

"Asimismo", prosigue, "la contratación de hipotecas fijas sigue siendo la mejor opción, puesto que las entidades bancarias apuestan por ellas mejorando las condiciones y facilitando el acceso hipotecario. Una muestra clara de ello es que el 34,6% de las hipotecas constituidas sobre el total de fincas en agosto han sido a tipo de interés variable y el 65,4% a tipo fijo, según los datos del INE. En cuanto a la previsión de los próximos meses, habrá que estar pendientes de cómo evoluciona en el futuro teniendo en cuenta la subida del 5,5% del IPC en octubre, ya que supone un punto y medio por encima de la registrada en septiembre y esto podría llegar a afectar al sector de la vivienda".

Tanto es así que desde el verano y hasta hace unos días, promotoras como Aedas, Vía Célere o Metrovacesa han reconocido en varios documentos obre la emisión de pagarés que la inflación puede afectarles negativamente al no poder repercutir dicho incremento a los futuros compradores de vivienda. Todas ellas, con idénticas palabras, aseguran que "aunque la tasa de inflación ha sido baja durante los últimos años, la inflación puede aumentar el coste del suelo, los materiales y la mano de obra. Además, una inflación significativa suele ir acompañada de tipos de interés más altos, que repercuten negativamente en la demanda de viviendas. Y en un entorno inflacionario, sería difícil para el grupo subir los precios de la vivienda lo suficiente como para compensar la inflación". Todo ello, añaden, podría tener un efecto adverso sobre sus márgenes de negocio, sus resultados o sus previsiones.

< < Regresar
Solicitud Estudio gratuito
Banco de España
AECOSAN
Agencia Negociadora está inscrita con el nºD064 en el Registro de Intermediarios de Crédito Inmobiliario del Banco de España y con el nº 195/2011 en el Registro Estatal de Empresas de Intermediación de Contratos de Préstamo, previsto en la Ley 2/2009.